Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puentes dentales VS implantes dentales

¿Te falta alguna pieza dental y notas su ausencia cada día? Entonces, es hora de saber la diferencia entre un puente dental y un implante dental



¿Qué es un puente dental?


Para comenzar, es importante definir qué es un puente dental: Se trata de un conjunto de coronas que simulan la forma de varios dientes perdidos. Estas piezas sustitutas de los dientes naturales se colocan de manera fija, lo que significa que solo un dentista podrá extraerlos tras su soldadura.


¿Cuál es el funcionamiento de un puente dental y un implante dental?


En ambos casos, recuperar las piezas dentales perdidas. La función es idéntica, las diferencias, como veremos más adelante, eson económicas, estéticas y funcionales.

Por tanto, un puente o implante se una opción altamente recomendada para mejorar la salud bucodental en los siguientes casos:


  • Reemplazar uno o más dientes perdidos.
  • Reemplazar obturaciones de gran tamaño, cuando no queda suficiente diente en varias piezas
  • Reparar varios dientes fracturados
  • Cubrir varios implantes dentales
  • Cubrir varios dientes descoloridos o deformados
  • Cubrir varios dientes que ha sido sometido a una endodoncia.


¿De verdad es importante cubrir el hueco de un diente extraído?


Lo es. Y mucho. Los espacios libres entre los dientes hacen que los dientes restantes se muevan, inclinándose, girando o saliéndose de su emplazamiento natural para caer al hueco existente en la encía. Esto acabará por provocar que la mordida sea errática e inapropiada. Por otra parte, el desequilibrio que causan los dientes ausentes también provocará enfermedades en las encías y trastornos en la articulación temporomandibular (ATM).


¿Cómo se hacen los puentes dentales?


El proceso consta de varias fases:

En primer lugar, el dentista debe reducir el tamaño de los dientes colindantes donde irá el puente para que este encaje.

Seguidamente, se tomarán medidas y se realizará una réplica exacta de los dientes y la boca del paciente.

A continuación, tras al menos dos visitas del paciente, un laboratorio se encarga de realizar el puente a medida, el material con el que se realizará y el color. Antes, se fabricará un puente provisional que el paciente llevará temporalmente y que terminará sustituyéndose cuando se haya completado el definitivo.


¿Cuánto tiempo duran los puentes dentales?


Los puentes pueden durar una media de 10 a 15 años. La higiene bucal y el cuidado deben, desde su colocación, ser exquisitos para su mantenimiento dado que una enfermedad o daño en la encía, los dientes que sostienen el puente o el hueso, provocarán la caída del puente.

Por tanto, se desaconseja masticar hielo o alimentos duros cuando hay un puente instalado dentro de la boca.


¿Es mejor puente o implante dental?


Siempre van a ser más recomendables los implantes. No importa si va a ser para una o varias prótesis, el dato relevante se encuentra en los avances técnicos de acomodo de los implantes a la estructura ósea natural del paciente. Dientes nuevos.

No obstante, algunas personas optan por el puente por abaratar la inversión, pero esto es un error. Los puentes tienen una gestión más compleja, un efecto mucho menos natural y una duración menor. Los implantes dentales, en cambio, ofrecen seguridad. El hueso y la encía no se pierden y la calidad y uso de los dientes mejora enormemente.

En definitiva, un puente no deja de ser una solución transitoria. Un implante, sin embargo, es una solución definitiva; la calidad y la energía de la mordida recuperan una sensación de sano poder adolescente.


¿Por qué es mejor el implante dental que el puente?


Los puentes se fijan a los dientes naturales que aún conserva el paciente. Esto tiene un inconveniente muy real: las piezas sanas han de limarse. Esto puede dañarlas y las deja inservibles si, posteriormente, se decide por un implante o hay que quitar el puente.

De este modo, un implante siempre va a ser una solución aconsejable y la que mejor acondiciona la boca y los dientes para un uso continuado.

Gracias a los avances en las técnicas de implantología, poner un implante, a día de hoy, es una intervención sin dolor, cómoda e instantánea que, además, asegura mucha más potencia a la hora de masticar, ofrece una duración de por vida y no daña a ningún otro diente de la boca.

En definitiva, un implante dental no es un gasto (sí podría llegar a serlo un puente), es una inversión en calidad de vida y salud bucodental.





Solicite una CITA contactando con nuestro departamento de Atención al Paciente

+34 965 124 365

Novedades en Clínica Kranion