Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Causas del dolor de cabeza al despertarse

Todas las soluciones al dolor de cabeza después de dormir



Existen muchos tipos de dolores de cabeza o cefaleas, siendo las más comunes las cefaleas tensionales y las migrañas.

Son diversas las causas que pueden originar dolor de cabeza o cefalea al despertar: tener insomnio, sufrir ronquidos y apneas durante el sueño, presentar bruxismo, usar una almohada errónea, dormir en una posición incorrecta, la ingesta de alcohol o ciertos medicamentos antes de acostarse.

En muy raras ocasiones la cefalea puede ser consecuencia de una enfermedad grave relacionada con una afectación cerebral.

Por suerte, ya puedes tomar el control y evitar levantarte de la cama con dolor de cabeza.
Casi todo el mundo tiene dolores de cabeza y la mayoría de las veces son benignos, por lo que no hay de qué preocuparse. Sin embargo, si los dolores de cabeza perturban tu actividad diaria, tu trabajo o tu vida personal, es hora de ver a un profesional sanitario.

Clínica Kranion dispone de una unidad de Dolor Orofacial y Medicina Oral del Sueño, dirigida por el Dr. José Manuel Torres Hortelano,  donde te podrán asesorar.

Causas comunes y soluciones al dolor de cabeza tras el sueño

A continuación te explicamos algunas de las causas más comunes del dolor de cabeza tras el sueño y las acciones que puedes tomar en en cada caso para evitarlo.

Insomnio

El insomnio se caracteriza por la dificultad para dormir y mantener la línea continuada del sueño. Es común que el paciente se despierte con cefaleas o sensación de presión en la cabeza. Esta situación es más común en períodos de estrés, pudiendo también estar asociada a la depresión, el embarazo o la menopausia.

¿Qué hacer? El insomnio puede tratarse de diversas formas, dependiendo de la intensidad, duración y causa que lo origina. El tratamiento suele iniciarse con la incorporación de hábitos que ayuden a inducir el sueño y mediante suplementos naturales (fitoterapia) que faciliten el sueño y no creen adicción, como la melatonina, el triptófano, la Amapola de California y el Espino Blanco.

En los casos más graves, puede ser necesario recurrir a psicoterapia y a tratamientos farmacológicos con medicamentos como ansiolíticos, antidepresivos e inductores del sueño.

El ronquido y la apnea

El Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) se caracteriza por la presencia de ronquidos y apneas del sueño. Estas afecciones producen parones intermitentes de la respiración, causando un sueño fragmentado y poco profundo que acaba provocando cansancio y dolores de cabeza matutinos; además de empeorar o provocar enfermedades como la hipertensión arterial, la insuficiencia cardiaca o los accidentes cerebro-vasculares.

¿Qué hacer? El tratamiento suele iniciarse con la corrección de hábitos de vida, disminuyendo el consumo de tabaco y alcohol, unido al control del exceso de peso.

En casos moderados suelen aplicarse tratamientos odontológicos mediante dispositivos de avance mandibular que mejoran la respiración del paciente durante el sueño. En casos más graves suele ser necesario el uso de un CPAP (pequeño compresor que introduce aire a presión a través de un tubo conectado a una máscara facial) o cirugía de la vía aérea superior.

Bruxismo

El bruxismo se caracteriza por ser el acto inconsciente de rechinar o apretar los dientes durante el día (bruxismo de la vigilia) o durante la noche (bruxismo del sueño).
Mucho se ha discutido sobre las causas del bruxismo, existiendo múltiples factores que pueden desencadenarlo:
  • Factores genéticos (el bruxismo es más prevalente en ciertas familias)
  • La administración o ingesta de ciertos fármacos o drogas
  • Enfermedades del sistema nervioso central
  • Alteración en el equilibrio de los neurotransmisores cerebrales (dopamina)
  • Estrés emocional
  • Trastornos del sueño como el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño y el insomnio.

¿Qué hacer? El tratamiento está indicado para todas aquellas personas que presenten síntomas asociados al bruxismo, como dolor mandibular, dolor y/o chasquidos cercanos al oído o a nivel de la articulación temporomandibular (ATM), dolor de cabeza o sensibilidad dental.

El tratamiento del bruxismo es indoloro y puede requerir de una intervención multidisciplinar mediante la colocación de férulas ocluso-dentales (destinadas a evitar el desgaste de los dientes y facilitar la relajación de la musculatura masticatoria). Por otra parte, se aplica fisioterapia cráneo-mandibular y el control del estrés y la ansiedad con técnicas de respiración diafragmática, Mindfulness o Biofeedback.

Para los casos de dolor muscular severo y/o crónico se recomiendan infiltraciones con ozono médico y anestésico en la musculatura elevadora mandibular, así como la aplicación de infiltraciones de toxina botulínica (Botox®) para conseguir un prologando efecto relajante en la musculatura de la cabeza y el cuello.

Usar la almohada errónea o dormir en una mala posición.

Posición de almohada para dormir mejor El dolor de cabeza también puede manifestarse por hacer un uso incorrecto de la almohada, por dormir en una posición inadecuada o utilizar la almohada incorrectamente. Todo ello puede causar tensión muscular en el cuello y en la cabeza.

¿Qué hacer? Para evitar dolores de cabeza ocasionados por el uso incorrecto de la almohada, se debe optar por una que mantenga la cabeza y el cuello alineados con el eje de la columna.

La anchura de la almohada debería superar siempre la de tus hombros. En cambio, su altura o grosor variará según la postura del durmiente.
  • Una almohada mediana (12-13 cm), es ideal para quien duerme sobre la espada. Debe ser más baja que los hombros y de una dureza mediana.
  • Una almohada medio-alta (15 cm). Es ideal para quien duerme de lado, para mantener la cabeza y el cuello bien alineados con el eje de la columna.

Alcohol y medicamentos

El dolor de cabeza al despertar puede ser resultado del consumo excesivo de alcohol, el cual es uno de los síntomas de la resaca; además, el uso de algunos medicamentos puede tener como efecto secundario el dolor de cabeza. Son frecuentes los dolores de cabeza relacionados con los parches transdérmicos de opiáceos utilizados con el control del dolor crónico y también son comunes los dolores de cabeza generados por el abuso y la toma crónica de analgésicos como el paracetamol.

¿Qué hacer? En caso de que el dolor de cabeza sea el resultado del consumo excesivo de alcohol, se debe beber agua en abundancia y tomar un analgésico suave de libre dispensación como el paracetamol.
Si el dolor de cabeza es el resultado de un efecto secundario de algún medicamento, la persona debe identificar cuál es y acudir al médico para proceder a eliminarlo de forma progresiva.

Solicite una CITA contactando con nuestro departamento de Atención al Paciente

+34 965 124 365

Novedades en Clínica Kranion